Tu camino a la transformación.


“Las ruinas son un regalo, las ruinas son el camino a la transformación” fue la frase que encontré en un libro que leí hace algunos años, pero sólo ahora puedo saborear completamente cada palabra que encierra la frase.

¿Cómo van a ser las ruinas un regalo y un camino a la transformación? Me pregunté, no lo entendí hasta que lo viví.

2015 fue un año lleno de cambios, llegó con una sacudida a mi mundo desde los primeros meses ¡qué manera de empezar el año! Las actitudes que tomaba sobre las situaciones que se presentaban me hicieron perder mi rumbo, me estaba desconectando poco a poco de la persona que era. Una desconexión de esas que te hacen olvidar quién eres.

Meses después vi que darían un taller de Mindfulness en Guanajuato, era un término totalmente nuevo pero que captó mi atención en seguida y en mi deseo de hacer algo diferente que me ayudara a salir o comprender donde estaba. Días después ya me encontraba tomando el taller de Mindfulness con Miriam Mendoza, en aquel lugar de la ciudad que esconde tanta magia. Lo único que necesité fue un tapete de Yoga, ropa cómoda y una actitud de curiosidad para conocer de qué trataba.

La práctica movió muchas cosas dentro de mí. Descubrí entonces que de pequeña me enseñaron a ser gentil con los demás, a escuchar con atención lo que me decían porque de no hacerlo sería una falta de respeto. ¿Cuándo aprendería entonces a ser gentil conmigo? ¿Cuándo aprendería a escucharme?.

Mindfulness ha sido una inversión a largo plazo en mi vida como esas inversiones que se hacen al comprar una casa o un terreno porque se sabe darán un beneficio esperado. Invertí en mi bienestar sin saber lo mucho que iba a transformar mi vida, y vaya que han sucedido cosas en mi interior que han cambiado a partir de ese deseo que me movió a querer estar bien y de tomar la decisión de ir al taller.

Aprendí a disfrutar y abrazar más cada momento estando presente, aprendí a maravillarme cada vez más de las cosas que me regala la vida, he podido experimentar y sobre todo aceptar tener un corazón feliz y lleno de gratitud, sobre todo aprendí a respetar mis procesos y el de las demás personas.

¡Regálate bienestar! ¡Invierte en tu bienestar! Qué importante es permitirte darte salud y acceder a espacios que te brinden herramientas para sentirte mejor contigo mismo ¡deja que suceda! no tiene que ser un momento en específico, el proceso siempre va a ser tuyo.

Porque regresar a las ruinas, es conectar nuevamente con aquello que te ha hecho sentirte conectada con tu alegría y con el deseo de dar lo mejor de ti al mundo.

Déjanos tus comentarios, será un gusto leerte.


26 vistas
VOLVER ARRIBA

© 2016 por Miriam A. Mendoza Romero. Mindfulness y Educación Despierta.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS